SECCIONES

lunes, 27 de abril de 2015

Un día antes

—Ya sé que no es para bromear pero no lo hago con el siniestro ocurrido sino con el titular de prensa, desde mi punto de vista, defectuoso.
—¿Qué?
—Mira lo que dice El País del 2 de abril:
—¿Y?
—Pues… eso, que, por lo leído, planeaba matarse la víspera del siniestro, el día anterior al que lo hizo.
—¿¡!?
—Si el periódico no quería decir eso, podría haber redactado de otra forma; por ejemplo y para no cambiar palabra alguna del enunciado: “El copiloto, la víspera del siniestro, investigó métodos para matarse” Quedaría mucho más claro, ¿no?
—Tú, como siempre, un tiquismiquis, ¿quién se va a dar cuenta de eso?
—Yo y, supongo, muchos otros.
—¿¡Muchos!?
—Bueno… bastantes.
—¿¡Bastantes!?
—Bueno… unos cuantos.
—¿¡Unos cuantos!?
—Bueno… unos poquitos.
—¿¡Unos poquitos!?
—Bueno… alguno.
—¿¡Alguno!?
—¡Vete a la mierda!


viernes, 24 de abril de 2015

Eduardo Galeano (y 4)

Para terminar, por ahora, mi pequeño homenaje a Eduardo Galeano, quiero que escuchen ustedes al escritor, que oigan con atención su voz y su especial manera de hablar. Para ello les voy a poner un par de vídeos, uno de ellos, el segundo, tras su habitual seriedad, encierra un finísimo tinte humorístico, inesperado para mí en el tan admirado escritor uruguayo.
¿Qué tal si deliramos por un ratito? (sobre el derecho de soñar, el derecho al delirio).
video
Día de la Ciencia (sobre Alzheimer, estimulantes y siliconas).
video 


miércoles, 22 de abril de 2015

Eduardo Galeano (3)

Introducción a la historia del arte
Ceno con Nicole y con Adoum.
Nicole habla de un escultor que ella conoce, hombre de mucho talento y fama. El escultor trabaja en un taller inmenso, rodeado de niños. Todos los niños del barrio son sus amigos.
Un buen día la alcaldía le encargó un gran caballo para una plaza de la ciudad. Un camión trajo al taller el bloque gigante de granito. El escultor empezó a trabajarlo, subido a una escalera, a golpes de martillo y cincel. Los niños lo miraban hacer.
Entonces los niños partieron, de vacaciones, rumbo a la montaña o el mar.
Cuando regresaron, el escultor les mostró el caballo terminado.
Y uno de los niños, con los ojos muy abiertos, le preguntó:
—Pero... ¿cómo sabías que adentro de aquella piedra había un caballo?
Eduardo Galeano
(Días y noches de amor y de guerra)

Este texto de Galeano me recuerda algo que se cuenta (Giorgio Vasari) sobre Miguel Ángel; parece que el gran escultor, pintor, arquitecto… renacentista, de algún modo, veía que la escultura ya estaba dentro de la piedra, y solo se limitaba, decía, a quitar el mármol sobrante.


lunes, 20 de abril de 2015

Eduardo Galeano (2)

Seguimos recordando a Eduardo Galeano; ahora con un texto sobre la calvicie: Yo, mutilado capilar. Para todos mis amigos calvos (“desbarbados hasta la nuca”, según Quevedo).
 

Eduardo Galeano
Yo, mutilado capilar
Los peluqueros me humillan cobrándome la mitad.
Hace unos veinte años, el espejo delató los primeros claros bajo la melena encubridora. Hoy me provoca estremecimientos de horror el luminoso reflejo de mi calva en vidrieras y ventanas y ventanillas.
Cada pelo que pierdo, cada uno de los últimos cabellos, es un compañero que cae, y que antes de caer ha tenido nombre, o por lo menos número.
Me consuelo recordando la frase de un amigo piadoso:
Si el pelo fuera importante, estaría dentro de la cabeza, y no afuera.
También me consuelo comprobando que en todos estos años se me ha caído mucho pelo, pero ninguna idea, lo que es una alegría si se compara con tanto arrepentido que anda por ahí.
Galeano Eduardo
(El libro de los abrazos)



jueves, 16 de abril de 2015

Eduardo Galeano ha muerto



Esta semana, hace unos pocos días, ha muerto Eduardo Galeano, uno de los autores que me han removido las neuronas cada vez que lo he leído o lo he escuchado. Galeano es un escritor archiconocido en el mundo intelectual por su obra Las venas abiertas de América Latina, que —me da vergüenza confesarlo— no he leído, algo que prometo hacer pronto en homenaje al gran autor, paisano de otros dos admirados personajes: Mario Benedetti y Pepe Mugica.
Foto de Galeano, a la que he añadido un fragmento del libro
calendario” Los hijos de los días; el texto corresponde al
12 de octubre, Día del Descubrimiento.
Dice Vicente Verdú (El País, 22/04/2008) que “un buen libro es el que te hace levantar la vista”. Supongo que quiere decir levantar la vista y pensar, por eso yo añado que lo es el que llega a tu interior, te toca las fibras, te modifica, te transforma…, aquel que cuando terminas de leerlo no eres el mismo, en alguna medida, que cuando lo empezaste.
Pues bien, de unos pocos libros que he leído de Eduardo Galeano, me dejó una huella indeleble Patas arriba (La escuela del mundo al revés) —Siglo XXI, 1998—, una obra que, creo, no deja indiferente a nadie. Fíjense si me gustó que suelo regalarla de vez en cuando; ahora mismo estoy pendiente de la compra de varios ejemplares —3 concretamente— para unos amigos que quiero que, como yo, “levanten la vista” a menudo mientras leen sus páginas.
Y para aquellos aboniquerosaboniqueños o aboniqueistas, que de otras formas se puede decir, rizando el rizo— que no conozcan la obra de Galeano (también, por supuesto, para los que la conozcan: siempre es bueno leerlo), les he seleccionado una muestra de Patas arriba (páginas 41 y 42); espero que les guste.
Aquí está:
El lenguaje/3
En la época victoriana, no se podían mencionar los pantalones en presencia de una señorita. Hoy por hoy, no queda bien decir ciertas cosas en presencia de la opinión pública:
el capitalismo luce el nombre artístico de economía de mer­cado;
el imperialismo se llama globalización;
las víctimas del imperialismo se llaman países en vías de de­sarrollo, que es como llamar niños a los enanos;
el oportunismo se llama pragmatismo;
la traición se llama realismo;
los pobres se llaman carentes, o carenciados, o personas de escasos recursos;
la expulsión de los niños pobres por el sistema educativo se conoce bajo el nombre de deserción escolar;
el derecho del patrón a despedir al obrero sin indemnización ni explicación se llama flexibilización del mercado laboral;
el lenguaje oficial reconoce los derechos de las mujeres, entre los derechos de las minorías, como si la mitad masculina de la humanidad fuera la mayoría;
en lugar de dictadura militar, se dice proceso;
las torturas se llaman apremios ilegales, o también presiones físicas y psicológicas;
cuando los ladrones son de buena familia, no son ladrones, sino cleptómanos;
el saqueo de los fondos públicos por los políticos corruptos responde al nombre de enriquecimiento ilícito;
se llaman accidentes los crímenes que cometen los automóviles;
para decir ciegos, se dice no videntes;
un negro es un hombre de color;
donde dice larga y penosa enfermedad, debe leerse cáncer o sida;
repentina dolencia significa infarto;
nunca se dice muerte, sino desaparición física;
tampoco son muertos los seres humanos aniquilados en las operaciones militares: los muertos en batalla son bajas, y los civiles que se la ligan sin comerla ni bebería, son daños colate­rales;
en 1995, cuando las explosiones nucleares de Francia en el Pacífico sur, el embajador francés en Nueva Zelanda declaró: «No me gusta esa palabra bomba. No son bombas. Son artefac­tos que explotan»;
se llaman Convivir algunas de las bandas que asesinan gente en Colombia, a la sombra de la protección militar;
Dignidad era el nombre de uno de los campos de concentración de la dictadura chilena y Libertad la mayor cárcel de la dictadura uruguaya;
se llama Paz y Justicia el grupo paramilitar que, en 1997, acribilló por la espalda a cuarenta y cinco campesinos, casi todos mujeres y niños, mientras rezaban en una iglesia del pueblo de Acteal, en Chiapas.